Entrevista a Joaquín Malo Medina


03 jul 2017

imagen de la noticia

Entrevistamos a Joaquín Malo Medina, farmacéutico de Jaén, que nos hace un repaso de su vida como farmacéutico y nos da su opinión sobre la labor farmacéutica y el sector. 

¿Cómo descubriste tu vocación por la farmacia y por ser farmacéutico?

- Aunque en la familia había farmacéuticos (un abuelo y varios tíos y primos), cuando me fui a estudiar a Granada, y varios de mis amigos estaban haciendo farmacia, fue lo que me inclinó, definitivamente, a decidirme por estudiar farmacia, con mucha alegría por parte de mis padres.

 

 

¿Cómo profesional sanitario, cuál es tu mayor objetivo?

- Sin duda alguna el que mis pacientes estén contentos con mi quehacer diario, eso es a lo que tenemos y debemos aspirar en esta profesión, esta debe ser nuestra máxima, y ofrecer una atención farmacéutica de calidad.

Y la relación directa con clientes/pacientes, ¿haces diferenciación entre estos dos términos?

- Al estar en un barrio de Jaén con muchas personas mayores, el contacto asiduo durante mucho tiempo, hace que esa relación se establezca como paciente/ amigo en la mayoría de los casos, para resolver tanto problemas profesionales como a veces también particulares.

¿Cómo reaccionas ante una emergencia en la farmacia, desde un medicamento urgente que hay que solicitar, a una emergencia sanitaria que acude a tu farmacia para pedirte consejo facultativo?

- Inmediatamente intentamos solucionar el problema de esa persona, y dependiendo de la hora, comprobamos si el medicamento existe en Bidafarma, como almacén de referencia, para aprovechar la existencia de los repartos urgentes. En caso de no tener existencias de ese medicamento, se solicita a otros proveedores y así e intentar solucionar la urgencia en el menor tiempo posible.

En cuanto a dar un consejo o consulta farmacéutica, se da en el mismo momento, y si hay alguna duda se consulta con el CIM, para obtener más información al respecto y poder transmitírsela al paciente.

 ¿Cuál consideras que es el mayor aporte de la farmacia a la sociedad?

- Sin duda, el mayor aporte que hemos conseguido es la integración total de la farmacia tanto en la sociedad como en el sistema sanitario público. Todo ello a través de sus profesionales sanitarios, con la continua atención y consejos farmacéuticos, dispensación del medicamento, etc., Para mí es importante que la población sepa que hay un profesional las 24 horas del día dispuesto a atenderle, y, sobre todo, en la zona rural, donde por desgracia quedan pocos sanitarios a partir de ciertas horas, teniendo que cubrir las guardias adecuadamente.

¿Cómo ves la relación entre distribución y farmacia?

La situación actual de la distribución es magnífica. Llegar en pocas horas al pueblo más lejano de la provincia de Jaén, que es extensa y montañosa, con la rapidez que llega, es el elemento diferenciador con otras profesiones. Pedir un medicamento recetado por un médico por la mañana, y tenerlo por la tarde o primera hora de la mañana siguiente, como logística no la tiene ningún otro sector. Nuestra logística de distribución a las oficinas de farmacia la debemos  seguir manteniendo para que la sociedad respecto al “medicamento” sea igual en cualquier punto de nuestro país.

¿Cuál consideras que son las características más importantes que debe tener un farmacéutico?

- Sin duda alguna, el querer estar en la farmacia y el trabajar con sus pacientes e intentar solventar sus problemas o necesidades. Y en esta sociedad donde imperan las prisas, hay que tener paciencia, paciencia y más paciencia.

¿Alguna vez te has sentido decepcionado de ser farmacéutico?

- No, aunque hay veces que me siento impotente ante ciertas situaciones, administrativas que no entiendo.

 ¿Si no hubieras sido farmacéutico que hubieras sido?

 

 

- Una pregunta complicada. Quizás, biólogo o médico. Pero sin dudarlo y desde la perspectiva de los años trascurridos, farmacéutico con oficina de farmacia, o boticario, si lo prefieres.

¿Cómo te ves dentro de 5 años cuáles son tus objetivos?

- Mi objetivo dentro de 5 años espero estar ya jubilado y más que jubilado. Y mi objetivo, vivir la vida lo mejor posible.

¿Qué motivación tuviste cuando afrontaste la compra de tu primera farmacia, y posterior traslado?

- Sin duda, la que más me afectó fue la compra de la oficina de farmacia de Cabra del Santo Cristo, miedo, noches sin dormir, números mareantes, pero había que hacerlo y se hizo. La cosa salió bien y con muy buenos recuerdos de aquella época. Luego al venirme a Jaén fue distinto. Había más solidez económica, con lo que las noches fueron más sosegadas y los días menos preocupantes.

¿Me decías que había que hacerlo, por qué había que hacerlo?

- Mis padres me inculcaron que había que trabajar y salir adelante. Y con mucho sacrificio, compré la primera farmacia en Cabra del Santo Cristo donde estuve diez años encantadores.

¿Y el posterior cambio a Jaén Capital?

- Positivo. Y el cambio de tener que estar 365 días de guardia, a estar 1 vez al mes es una diferencia sustancial y de tranquilidad.